Invisible sun

Habita un cuervo
donde quisieron nacer lirios
y ahora solo hay desierto
en el jardín de la nada.

No hay razón para una tregua
cuando has acariciado el dolor
de jugarte un par de besos
con la muerte.

Qué sentido tendría
bailar al son de una danza
que aprendí a fingir en casa
cuando los coágulos de sangre
muestran donde habita el miedo.

Pétalos de rosa
bajo colchones de moho
no alivian el daño.

¿Por qué intentarlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s